Menu

Letz Zep + Sandalinas 15-2-19

Cafè del Teatre, Lleida
Foto: Mayca Cruz

Anoche volvimos a tener en el Café del Teatre de Lleida a la formación británica que con mayor solvencia y respeto tributa el legado de los Led Zeppelin. No hay que recordar a estas alturas, pues es bien sabido por todos los que le conocemos, que el cantante Billy Kulke fue reconocido por el propio Robert Plant como el mejor frontman que defiende en imagen y calidad vocal su repertorio clásico.

Su cercanía al público, su concentrada actuación, esa mirada perdida en la lejanía y los ademanes enjoyados en piedras turquesas que eclipsan a veces la dorada cabellera rizada nos retrotraen a tiempos en los que el Rock era una sagrada liturgia. Las guitarras de Andy Grey, especialmente la de doble mástil, el traje bordado mostrando un pecho desnudo y lampiño defienden los otrora estimulantes devaneos de Page sobre el escenario como un calco en el tiempo de aquellas soberbias actuaciones sobre suelo inglés. Con Good Times, Bad Times nos saludan y comienza el desgranar de canciones intemporales en una de las cuales el joven bajista - teclista nos sorprende con un salto repentino al piano forte, dándonos una lección de clasicismo, con una pieza de Bach a la que añade unas florituras improvisadas que se ganaron el aplauso inánime del respetable. Hubo también un solo de batería, cómo no, la siempre esperada Moby Dick de un veterano Pedro “Bonham” que trata el artefacto y las baquetas con la contundencia de un jóven auriga cabalgando sobre las nubes.

Llenazo absoluto, con entradas casi agotadas, para regocijo de un Jaume Sanuy que siempre cumple con lo prometido: traernos buen Rock y disfrutar de una velada de camaradería y buen rollo entre tantos conocidos que allí nos congregamos. Echamos a faltar a Robert Mills que lidera el Tour por España de los Letz Zepp pero quien se encuentra vacacionando en USA y por esa razón no le pondremos falta.

El repertorio terminaba con unos cuantos bises y, a petición de alguien del público que aprovechando un silencio se desgañitó con el grito de la Inmigrant Song, para asombro del propio Kulke, LETZ ZEPP no dudaron en despedirse con semejante himno atemporal. Un bolo que contó además con una figura ya habitual para abrir los conciertos de los británicos, el catalán Jordi Sandalinas y su temas acústicos a la voz y guitarra de doble mástil quien fue entrevistado por el medio amigo radiofónico Sinfonía Metàl·lica para esta ocasión.

Accés